La evolución cultural y la evolución biológica son similares: la selección natural actúa sobre ambas. Las producciones culturales compiten unas con otras, algunas se extinguen. Como pasa con los seres vivos, no siempre vencen los mejores: la suerte y la casualidad influyen. Véase cómo Windows-95 barrió al sistema operativo OS/2, entonces más avanzado; o el resultado de la guerra comercial entre los tres modelos de grabación de vídeo: Betamax, 2000 y VHS.

Igual que hay variabilidad genética (en una población de seres vivos de la misma especie coexisten muchas variantes del mismo gen), hay también variabilidad cultural, representada por la coexistencia de marcas y modelos antiguos y modernos, sucesivos y paralelos. Cuando ocurren cambios en el entorno (estamos asistiendo a uno muy intenso) un producto cultural puede salvarse gracias a la variabilidad: por ejemplo, combinando versiones para producir algo nuevo, más adaptado a las nuevas circunstancias.

El paralelo es profundo: a lo que en el mundo biológico llamamos especie, le corresponde en el mundo cultural la cultura o civilización. Pero también existen diferencias importantes entre ambos fenómenos.

Mientras los estudios sobre la evolución biológica se remontan a hace ciento cincuenta años (estamos celebrando esa efemérides de la publicación de El origen de las especies), los de la evolución cultural son más recientes: apenas llegan al medio siglo. Uno de sus pioneros, el biólogo Richard Dawkins (inventor del nombre meme para los elementos culturales equivalentes a los genes) cometió el error de intentar demostrar que la evolución biológica y la cultural son exactamente iguales, olvidando sus diferencias. Porque en la evolución cultural, propia casi exclusivamente del hombre, aparecen fenómenos nuevos, procesos emergentes que la diferencian de la evolución biológica:

  • La evolución cultural es mucho más rápida.
  • Los elementos culturales pueden transmitirse entre dos civilizaciones diferentes mucho más deprisa que los genes entre dos especies de seres vivos (exceptuando quizá las bacterias).
  • Entre los seres vivos, la hibridación entre especies diferentes es un fenómeno muy raro, siempre tiene lugar entre dos especies muy próximas y a menudo conlleva la esterilidad de los híbridos. Por el contrario, la hibridación cultural es muy frecuente, los resultados suelen ser fecundos y es posible que dos civilizaciones enteras confluyan y formen una entidad cultural única.
  • El concepto de verdad proporciona un criterio para la selección cultural desconocido entre los genes. Un gen puede ser más útil que otro para la supervivencia de los individuos que lo poseen, pero no se puede decir que sea más verdadero. Para la supervivencia de un meme, este criterio puede ser esencial. Toda la evolución de la ciencia se basa en ello: después de dos siglos de triunfos, la teoría de la gravitación universal de Newton fue suplantada por la relatividad general de Einstein porque la segunda se acerca más a la verdad (describe mejor el universo). Dawkins, sin embargo, no tiene en cuenta este concepto, pues se empeña en considerar únicamente criterios de utilidad. Por eso, su teoría es incompleta.

Una teoría más verdadera tiene, hasta cierto punto, una utilidad mayor, aunque las teorías establecidas pueden proporcionar más ventajas políticas o económicas que las más correctas. Los científicos y los filósofos han sostenido siempre que es nuestro deber defender la verdad, por encima de beneficios de cualquier otra índole. El deber es otro de los conceptos olvidados por Dawkins y los biólogos que estudian la memética.

 

Evolución cultural y evolución biológica / Manuel Alfonseca
Manuel Alfonseca Moreno

Alfonseca Moreno, Manuel

Véase https://es.wikipedia.org/wiki/Manuel_Alfonseca_Moreno Más información en http://www.linkedin.com/profile/view?id=118073984&trk=nav_responsive_tab_profile

3 pensamientos en “Evolución cultural y evolución biológica / Manuel Alfonseca

  • 25 septiembre, 2018 a las 01:05
    Enlace permanente

    Buenísimo tu artículo. estoy haciendo un informe y me ayudó un monton.
    pero habría sido perfecto que pusieras la bibliografía. de todos modos muchas gracias

    Responder
  • 22 enero, 2020 a las 18:53
    Enlace permanente

    Interesante aportación entre lo genético y lo biológico. Acabo de leer el artículo “Evolución y cultura: los orígenes de la diversidad
    cultural humana” en el que se hace referencia a autores tan distantes como Lewontin y Dawkins. He leído a ambos y he comparado sus aportaciones teóricas, así como su opuesta forma de entender cómo hemos llegado hasta aquí y la manera en la que se hizo.
    Es absurdo, a mi parecer, discernir entre estos fenómenos. Somos lo que somos porque “evolutivamente” hemos ido adquiriendo las capacidades cognitivas, intelectuales y lingüísticas apropiadas para llegar hasta aquí. De todas formas, si debo quedarme con alguno de los dos, escojo a Dawkins.
    Todavía no hemos encontrado todas las respuestas sobre la forma en la que llegamos tan lejos. Hasta hace poco parecía de locos pensar que algo distinto a lo biológico podía tener más importancia. Hoy día nos cuestionamos si nuestra evolución cultural puede no solamente estar a la altura sino sobrepasar a millones de años de selección de aquellos que en su día fueron los más aptos.
    Me parece un debate apasionante.

    Reciba un cordial saludo.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.