Futurología

7391

 

En un artículo anterior mencioné que muchas de las noticias científicas que se divulgan no son realmente descubrimientos nuevos, sino previsiones de futuro. Lo que hice fue analizar un número de la revista Science News y comprobé que, de 18 noticias que contenía, sólo tres correspondían a descubrimientos concretos.

A sugerencia de uno de mis lectores, realicé un análisis más significativo revisando, no una sola revista, sino 56, de seis años diferentes, para ver si el efecto se mantiene constante o va cambiando con el tiempo. Los resultados fueron estos:

Año

Nº de artículos

revisados

% artículos

futurológicos

1990- 176 32
1995- 162 33
2001- 177 47
2006- 167 40
2008- 161 48
2016- 111 49

Se ve a simple vista que la proporción de artículos que, en lugar de comunicar hallazgos científicos reales, hacen simples previsiones de futuro, parece ir aumentando, pues si en los años 90 venía a ser uno de cada tres, en las décadas siguientes pasó a ser casi uno de cada dos.

Escribir artículos futurológicos tiene la ventaja de que nadie puede demostrar que sean falsos, cosa que no ocurre con la ciencia de verdad, que siempre está –o debe estar– sujeta a falsación (Popper dixit).

Corrijo: si se señala una fecha para el cumplimiento de las predicciones, sí se puede demostrar su falsedad, basta esperar a que llegue esa fecha y comprobar que la predicción no se ha cumplido. ¿O no basta con esto?

El conocido futurólogo Ray Kurzweil, por ejemplo, asegura que la exactitud de sus predicciones se aproxima al 86%. Sin embargo, algunos de sus supuestos logros son un tanto discutibles:

  • En 1990, en su libro The age of intelligent machines, predijo que para 2009 el tamaño de las computadoras con interfaz visual de alta resolución irá desde anillos y pins hasta tarjetas de crédito y el tamaño de un libro pequeño. En 2010 sostuvo que su predicción fue esencialmente correcta, pues el tamaño de las computadoras iba desde una tarjeta de crédito (iPod nano) hasta un libro pequeño (y bastante más allá, aunque esto no lo menciona). Sí, han disminuido, pero no tanto como él predijo.
  • En 1999, en su libro The age of spiritual machines, dijo que para 2009 habría computadores personales… embebidos comúnmente en ropas, joyería, relojes, anillos, pendientes y otros ornamentos corporales. En 2010 dijo que esta predicción había sido totalmente correcta, porque la gente llevaba dispositivos del tipo iPod nano en el bolsillo de la blusa o de la chaqueta.
  • En 2005, en su libro The singularity is near, afirmó que para 2010 habrá pantallas en nuestras gafas y lentes de contacto, y se proyectarán directamente imágenes en nuestras retinas. En 2010 afirmó que su predicción fue esencialmente correcta, pues las gafas de Google la hicieron realidad. Ante el hecho de que las gafas de Google fueron un fracaso comercial, sostiene que él nunca dijo que esa tecnología se impondría, sólo que llegaría a existir.

Pero, aparte de predicciones de importancia menor, como las mencionadas, que pueden ser más o menos discutibles, lo cierto es que las dos grandes predicciones de Kurzweil (la inteligencia artificial fuerte y la inmortalidad a nuestro alcance) no llevan visos de cumplirse. Pero esos casos él no los apunta como fracasos, simplemente va retrasando la predicción para más adelante. Ahora mismo, por ejemplo, dice que podríamos ser inmortales hacia 2045, pero hace unos años lo pronosticaba para 2035.

Creo que, en general, los futurólogos confirman el dicho que se atribuye al famoso jugador de béisbol Yogi Berra, que murió en 2015:

Es muy difícil hacer predicciones, especialmente sobre el futuro.

Escrito por:

Universidad Autónoma de Madrid

1 Comentario

  1. Interesante y original artículo. Enhorabuena.

Deja un comentario


 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra

política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies