La Voz de Galicia entrevista a Manuel Toharia

Pero al mismo tiempo en los países ricos nos estamos enfrentando a una nueva epidemia: la de las enfermedades producidas por comer. Por comer mucho y por comer mal. El colesterol, la sal, el azúcar y las grasas se han convertido en enemigos de la salud. La comida basura y las dietas disparatadas provocan desarreglos metabólicos que conducen a la enfermedad y, en casos extremos, a la muerte. Ante semejante panorama de amenazas sin cuento por el simple hecho de alimentarnos no es raro que tengamos la tentación de exclamar, parodiando a Neruda, “¡Confieso que he comido!”. Y de reconocer que nos gusta comer, y que eso no impide que aprendamos a comer bien, sin excesos y de forma saludable.

Escrito por:

Asociación Española de Comunicación Científica

Todavía no hay comentarios, ¿Quieres ser el primero?

Deja un comentario


 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra

política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies