Queridos colegas de la AECC

En septiembre de 2009, junto a Ignacio Fernández Bayo y otros amigos, encabezamos una candidatura que se ha ocupado de coordinar la dirección de la AECC durante estos diez años. Ha sido un periodo apasionante —al menos para nosotros—, durante el que la Asociación ha crecido notablemente y se ha afianzado como un colectivo de referencia en el mundo de la comunicación científica español y europeo, a través de nuestra participación en la EUSJA.

No creo que sea el momento de hacer el repaso de lo que hemos hecho esta década sino, más bien, de agradecer a todas las personas que han formado parte de las cinco juntas su trabajo, su esfuerzo y dedicación desinteresada para poner en marcha todos los proyectos, jornadas, encuentros y toda la retahíla de cosas que hemos hecho.

Antonio Calvo en CerebroBoca 2017

Durante estos años han formado parte de la junta José Pardina, Pilar Perla, Fernando Torrecilla (junto a Ignacio y a mí, el único que ha permanecido los 10 años), Pablo Francescutti, Javier Armentia, Pampa García Molina, Elena Sanz, Eugenia Angulo, Óscar Menéndez, América Valenzuela, Gonzalo Remiro, Gonzalo Casino, Patricia Fernández de Lis, Natalia Ruiz Zelmanovitch, Álex Fernández Muerza, Moncho Núñez, Elena Lázaro, Wicho, Carolina Moreno, Vanessa Pombo, Gema Revuelta, Rocío Pérez Benavente, Ángela Bernardo, José López Nicolás, y Antonio Villareal, con la secretaría técnica de Patricia Medrano durante muchísimos años y, desde hace uno, con Esther Sánchez García en ese imprescindible papel. Como sabéis, desde hace un par de años Óscar Menéndez se ocupa de dirección ejecutiva.

A todos, muchas gracias por su compromiso, más corto o más largo pero siempre desinteresado. Cada uno en la medida de sus posibilidades laborales y circunstanciales, se ha comprometido para hacer un trabajo que fuera útil para el resto de miembros de asociación. Y, con perdón, creo que en general hemos hecho un buen trabajo.

El periodismo científico está pasando por una etapa complicada en la medida en la que los medios siguen instalados en una profunda crisis y, en buena medida, han perdido el papel que hasta ahora jugaban en la sociedad. Creo honradamente que se hace muy buen periodismo científico en España, pero hay poco. Necesitamos, como sociedad, que haya más especialistas en este campo en todos los medios de comunicación, porque solo así la sociedad tendrá la información que necesita, clave en el tiempo que vivimos, cuando la investigación científica es imprescindible para afrontar el futuro. No creo que la ciencia baste por sí misma para salir del atolladero en el que estamos, perfectamente ejemplificado en la emergencia climática, pero sin ella sin duda que no salimos.

La comunicación de la ciencia, sin embargo, está, creo, en un momento estupendo. Buena prueba de ello es la cantidad de actos de todo tipo que hay constantemente sobre divulgación de la ciencia. Desde mi punto de vista, quizá lo más llamativo que ha pasado en este campo durante los —¡ay!— 35 años que llevo en esto, es, precisamente, la enorme implicación de científicos y científicas en las tareas de la divulgación, algo que hemos reclamado durante décadas y que creo que hoy se produce adecuadamente por tierra, mar y aire, a través de todos los innumerables canales de comunicación.

Así pues, me parece que, con perdón, dejamos una AECC un poco mejor de lo que la encontramos. La tarea de quienes a partir de ahora se ocupen de dirigirla, algo que elegiremos todos en la asamblea del congreso de Burgos, será continuar ese camino, ese reto. Se trata de seguir mejorando, con la ayuda de todos. Aunque dejo la primera línea, desde luego estoy a disposición de quien, con el apoyo de socios, quiera continuar tirando de este carro. Un carro en el que mi implicación personal comienza muy temprano en mi vida, puesto que mi padre creó la AECC —entonces de periodistas científicos, no de comunicación— en 1971, cuando yo tenía 11 tiernos años. También por eso estoy aquí y seguiré estando. Muchas gracias a todas las personas que han sido compañeras de viaje estos años en las cinco juntas y al resto de socios por apoyarnos.

Escrito por:

Presidente Junta Directiva AECC / Director de Relaciones Institucionales y Sostenibilidad en Red Eléctrica de España

3 Comments

  1. GEMA dice:

    Querido Toni,

    Gracias a ti por haber capitaneado esta asociación durante estos 10 años. Una época en la que la organización se ha extendido, redefinido, posicionado, diversificado y mucho más…

    Esta organización tiene todavía mucho por lo que pelear y en lo que contribuir, pero lo que se ha conseguido en estos años es admirable.

    Lo digo con un poquito de orgullo propio (pues he disfrutado de lo lindo participando en esta última junta), pero sobre todo con mucho orgullo ajeno, por tu estupenda labor y por la del resto de junteros y socios.

    ¡Gracias!

  2. Querido Toni,

    Por mi parte, agradecerte enormemente todo el tiempo que le has dedicado a la AECC, que valoro desde la admiración, como bien sabes, porque siempre ha significado mucho trabajo por tu parte en beneficio de la comunidad de comunicadores y comunicadoras de la ciencia, estuvieran asociados o no. Ese objetivo que siempre tuviste claro de colaboración y coordinación, participando en eventos y dejando el pabellón bien alto, hizo que el número de socios se incrementara exponencialmente durante los últimos años. Así que ha sido una experiencia muy gratificante para mí haber asistido a todo este proceso de crecimiento y de expansión que propulsaste en 2009, junto con todo el mundo que ha pasado por la Junta Directiva durante esta década.

    Enhorabuena y gracias por todo,

    Carolina

  3. Gracias por vuestra labor. Yo soy una de esas personas que han sentido vuestro arrope.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra

política de cookies ACEPTAR
Aviso de cookies